Manila, a tu per tu con le mante